¿Por qué es importante un préstamo personal?


Un préstamo personal es importante porque facilita, en un momento dado, tener liquidez para poder comprar, realizar pagos, hacer algún tipo de inversión, etc. Actualmente, el préstamo personal es una cuestión que en la mayoría de las entidades financieras exige un mínimo de liquidez a la empresa para garantizar el cobro de ésta, en caso de que el deudor no pueda hacer frente a los pagos.

El préstamo personal no sólo ayuda en muchos aspectos empresariales, sino que proporciona confianza en el sistema financiero de un país, evita que el tejido industrial del país se rompa y, sobre todo, de cara al exterior, invita a todo tipo de empresas extranjeras a invertir en el propio país.

Si bien es cierto que actualmente el principal problema en la mayoría de los países, debido a la crisis, es que las entidades financieras no dan préstamo personal a sus clientes, parece que esta tendencia está cambiando al darse cuenta las propias entidades de que, si no dan préstamo personal, esto acabará repercutiendo negativamente en sus propios balances.

Para los bancos, el préstamo personal no sólo significa dar dinero, también significa que recibirán el dinero que han prestado con intereses que benefician a la propia institución. La morosidad es un elemento que está implícito en el préstamo personal, ya que hay un porcentaje de morosidad que la entidad tiene en cuenta. Sin embargo, es mucho más el beneficio que el propio banco obtiene de los préstamos que concede que el dinero que pierde por la morosidad.

El valor del préstamo personal reside en que, con las condiciones adecuadas, todos podemos beneficiarnos de él, en mayor o menor medida. Además, nos ayuda en muchas situaciones personales y profesionales que podamos tener.

El préstamo personal es un elemento que está y estará siempre dentro de la economía de un país y que es necesario, imprescindible, para que el propio país tenga solvencia, capacidad empresarial y el soporte social necesario para mantener un gobierno y dar estabilidad a una sociedad, a una economía y al propio país.