Cultura de evaluación y desafíos para el desarrollo de las instituciones educativas

Cultura de evaluación y desafíos para el desarrollo de las instituciones educativas
  • Isaías Álvarez García y María de la Luz Romay Muñoz de Cote (coords.)
  • Limusa, México, 2015

 

Coordinado por el doctor Isaías Álvarez García de la maestría en gestión de instituciones educativas de la ESCA del Instituto Politécnico Nacional y por María de la Luz Romay Muñoz de Cote, éste es un texto colectivo que presenta un panorama completo de la evaluación; para qué se hace, cómo se hace, en qué ámbitos, con qué metodologías y con qué procesos.


Es un libro mesurado, equilibrado desde su inicio al presentar diversas definiciones de lo que es la evaluación, tanto desde abordajes cuantitativos como cualitativos. Respectivamente, destacan la de Daniel Stufflebeam como “el proceso de delinear, obtener y proponer información útil para juzgar alternativas de decisión”, y la de Guba y Lincoln, que definen la evaluación como “un tipo de investigación que se hace para determinar el mérito y/o el valor de un objeto o entidad con el propósito de mejorar o de refinar lo que se evalúa y estimar su impacto”; definiciones que sirven de marco referencial para poner en marcha esta obra colectiva que argumenta con fuerza la importancia de fomentar una cultura de evaluación, transparencia y rendición de cuentas, puntualizada en este caso “como el conjunto de acuerdos y creencias que una comunidad asigna a la acción de la evaluación educativa”.


En la primera parte de esta obra se proporciona el contexto histórico y las circunstancias que rodearon el surgimiento de las evaluaciones en el sistema educativo mexicano. Se subraya la necesidad de que una cultura de evaluación permee las instituciones educativas, planteándose los desafíos y las oportunidades en torno de esta acción. Asimismo, se describen las fases y los procesos que debe contener una propuesta de evaluación.


La segunda parte de la obra es muy rica, pues ilustra y analiza el papel que desempeña la evaluación en diferentes ámbitos educativos, a la par que se describen las diferentes metodologías y diseños para la evaluación. Comienza con un capítulo que revisa los tipos y enfoques de la evaluación educativa y su amplio espectro al valorar: el aprendizaje de los alumnos, las estrategias docentes, el currículo, los planes y los programas y hasta la ponderación de los materiales pedagógicos. Si bien esta segunda parte inicia con las modalidades evaluativas, termina con un capítulo sobre la gestión de los procesos de evaluación, su seguimiento y su monitoreo, complementándose con capítulos especializados que dan cuenta de la complejidad que existe en este campo. Por ejemplo, la evaluación de la educación basada en competencias, las metodologías específicas para la evaluación o la medición de habilidades cognitivas complejas y la evaluación de programas a distancia en entornos virtuales. También hay un capítulo que describe la evaluación institucional, entendida como aquella en la cual se determina la efectividad y la eficiencia de la institución educativa, como centro de trabajo y como prestadora de servicios a la sociedad, y se comenta el papel de las agencias acreditadoras y de las organizaciones que evalúan la calidad de la educación superior.


La tercera parte del libro está dedicada a documentar experiencias y casos de evaluación educativa en México, tanto en educación básica —por parte de la Secretaría de Educación Publica (SEP) y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE)—, como en la educación superior —por parte de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES).
La obra describe, define y puntualiza fases, metodologías e instancias de la evaluación, considerándola una condición necesaria, aunque no suficiente, para mejorar la calidad de la educación en México.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado