Armas de instrucción masiva

Armas de instrucción masiva

 

John Taylor Gatto

Almuzara, Córdoba, España, 2016

 

Armas de instrucción masiva es la entrega más reciente del multipremiado profesor estadounidense John Taylor Gatto. En ella, a partir de sus experiencias como docente, el autor dibuja una crítica muy profunda al sistema de enseñanza tradicional.

Aunque el libro se divide en 10 capítulos y un epílogo, se pueden reconocer dos grandes secciones: por un lado, aquella en la que se presentan casos concretos donde la escuela no sólo ha sido ineficaz para el desarrollo de los pupilos, sino que ha resultado dañina, y, por el otro, la parte en que se expone cómo funcionan los centros educativos y cómo Gatto ha intentado darle la vuelta a este sistema de escolarización.

El autor ve la formación impartida por las instituciones como una manera de adiestrar, pues constituye un adoctrinamiento a partir de conocimientos prepensados que anulan toda posibilidad de que los estudiantes se desarrollen con base en sus propias motivaciones. Es especialmente grave si se toma en cuenta que toda escuela tiene intereses políticos y económicos que inevitablemente se ven reflejados en la educación que imparten. Así, este aparato coercitivo siembra motivos que a los alumnos les parecen extraños y ajenos, teniendo como consecuencia el aniquilamiento de su capacidad intelectual, de su perspicacia creativa y de su buen carácter.

Una vez que Gatto se percató de lo anterior, se dio a la tarea de manejar sus clases con la intención de disminuir las implicaciones negativas de esta escolarización. Lo primero que hizo fue conocer a fondo a sus estudiantes: leía con detenimiento sus expedientes y charlaba con sus padres. Ya siendo consciente del contexto de cada pupilo, charlaba con ellos en privado y les preguntaba por tres cosas que quisieran aprender en su clase y por tres habilidades que quisieran mejorar. Con esto, Gatto fue capaz de dirigir su método de enseñanza a partir de las motivaciones personales de los alumnos, de manera que pudieran desarrollarse siendo congruentes con sus aspiraciones. Esta coherencia interna fomentaba la curiosidad y la voluntad de aprender.

Ahora bien, las escuelas no tenían conocimiento sobre esta forma de enseñanza, sino que Gatto tuvo que mantenerla en secreto, incluso estableciendo pactos de confidencialidad con los padres de sus alumnos. Lo anterior, debido a que los centros educativos son especialmente renuentes al cambio. Todo aquello que vaya más allá de sus cánones de docencia será repudiado, sin importar si implica beneficios para el desarrollo de los estudiantes.

Sin duda, ésta es una obra provocadora, pues señala cómo la educación escolar está mal planteada desde el núcleo. Recuerda un poco a La sociedad desescolarizada (1971) de Iván Illich, en la que el filósofo austriaco critica fuertemente la institucionalización de la educación. Sin embargo, Gatto es más cálido, pues evoca las experiencias personales del lector, a quien se dirige mediante el uso de un lenguaje sencillo y de la segunda persona gramatical.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado