¿Qué podemos aprender de otros países?

Gilberto Ramón Guevara

¿Qué podemos aprender de otros países?

Los pobres resultados que ha obtenido nuestro país en las evaluaciones internacionales en materia educativa —como el Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos de la OCDE (PISA)— deben obligarnos a mirar al exterior, para descubrir los factores de éxito que tienen los sistemas educativos de países como Finlandia o Estados Unidos, sostiene Gilberto Ramón Guevara, miembro de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.


¿Cómo calificaría usted nuestro sistema educativo en relación con otros países?
En escala internacional, el sistema educativo de México se distingue por sus bajos resultados de aprendizaje. Veamos los exámenes de PISA. En PISA 2015 el desempeño de México fue por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde obtuvo, en ciencias, 416 puntos; en lectura, 423 puntos, y en matemáticas, 408 puntos. “La educación mexicana se mantiene, como desde hace 15 años, a la cola de los miembros de la OCDE. Sobre una escala en la que la media es de 500 puntos, los alumnos mexicanos no han aprobado un solo examen: ni ciencias, ni lectura, ni matemáticas” (El País, 13 de enero de 2017).

 

Partiendo de la idea de que cada país es distinto y de que cada sistema educativo debe responder a las características de poblaciones diferentes, ¿qué medidas de otros países valdría la pena instrumentar en México?
Lo que se necesita en México es un sistema educativo organizado sobre principios modernos y profesionales. Hay muchas cosas que aprender del exterior. Estados Unidos tiene una organización en distritos escolares que funciona muy bien; ese país también posee un excelente sistema de financiamiento educativo con base en el impuesto predial; Finlandia tiene una política de atención a los maestros digna de imitarse, etcétera.

 

¿Cuál es principal problema que enfrenta hoy en día nuestro sistema educativo?
México tiene problemas muy claros en educación. Un sistema escolar con escuelas débiles, con pocos recursos y escasos apoyos técnicos; una sociedad pasiva y omisa en temas de educación; padres de familia que se niegan asumir su papel de coeducadores y corresponsables (junto con los docentes) de la educación de sus hijos; una cultura pedagógica débil; una raquítica investigación educativa; maestros que reciben una deficiente formación inicial y continua y que necesitan mayores estímulos y motivaciones para desempeñar con eficacia su trabajo; caciquismos sindicales; negligencia e ineptitud de algunas autoridades educativas, etcétera.

 

Si en sus manos estuviera hacer una sola reforma educativa en el país, ¿cuál sería?
Hay que reformar y modernizar muchos elementos del sistema educativo si se quiere mejorar su desempeño. Por ejemplo, las políticas de financiamiento o la organización del sistema educativo; además, se requiere fortalecer las escuelas (tal vez mediante la creación de algo similar a los distritos escolares de Estados Unidos); fomentar una cultura de la evaluación, de rendimiento de cuentas y de combate a la corrupción; revalorizar al magisterio y fortalecer su profesionalización; impulsar la investigación educativa y la cultura pedagógica, y fomentar el debate educativo informado e involucrar a la sociedad, entre otros aspectos.

 

¿Le parece que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), tal como está diseñado, podrá responder a las expectativas que se tienen de él? ¿Qué le cambiaría?
El INEE autónomo es una agencia de nueva creación que en poco tiempo ha adquirido un importante protagonismo en la educación nacional.
Su papel para legitimar la reforma ha sido fundamental. Por lo mismo, es muy importante que se esfuerce por responder a las expectativas sociales que ha generado con un mayor protagonismo público y un mejor desempeño en sus tareas de carácter técnico.


Gilberto Ramón Guevara es licenciado en biología con maestría en ciencias por la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Tiene diploma de la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) de Francia en estudios en ciencias sociales. A lo largo de su trayectoria ha realizado investigación educativa en instituciones académicas tanto privadas como públicas.
Ha desempeñado diversos cargos institucionales: director de la División de Ciencias Sociales en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, de 1983 a 1987; subsecretario de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de 1992 a 1993; coordinador de Investigaciones Educativas de Fundación Nexos, A.C., de 1994 a 1999; asesor del secretario de Educación Pública de 1993 a 2000; director del Instituto Mexicano de Investigaciones Educativas, S.C., de 1993 a 2003, director de la revista Educación 2001 desde 1995, y director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores, A.C., desde 2003.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado